Estos consejos te ayudarán a sacar el máximo provecho de tu propiedad en venta.

Cuando quieras vender tu casa, en plena crisis del mercado inmobiliario, haz todo lo que tienes que hacer para hacerla más atractiva a los potenciales compradores.

Retira todas las fotos familiares de las paredes y reemplázalas con litografías genéricas.

Incluso compra toallas nuevas con alfombras a juego en cada baño, que solo colocaras cuando tengas alguna visita para ver la casa.

Dobla cada prenda de ropa de cada armario y saca todo de las encimeras de la cocina.

Luego Pase el aspirador, empezando por arriba, y después bajando y limpiando la entrada a cada habitación, de forma que no halla huellas en ningún sitio de la casa.

¿Es éste el camino a seguir?

La respuesta es «sí». La rutina agotadora da en efecto, resultados: la casa se venderá en un mes.

Es la hora de enfrentar el desorden y hacer algo al respecto.

1. Empieza a prepararte lo antes posible

Puedes empezar a preparar tu casa desde el momento en que decides ponerla a la venta.

Pero, idealmente, deberías darte entre 90 y 180 días antes de sacarla al mercado para tener suficiente tiempo para ponerla al día, hacer reparaciones y ordenar.

De esta forma puedes controlar tu ritmo y ser estratégico.

2. Busca ayuda profesional con Condos in Cuba.

Condos in Cuba puede darte información sobre casas similares en tu zona, las tendencias en los precios y qué puedes hacer para mostrar bien tu casa.

Tu casa debe lucir lo más fresca y arreglada posible.

Nosotros Damos un paseo por la casa para ver qué es atrayente, qué puede no serlo tanto y qué necesita reparación Y luego evaluar, en base al precio, si algunas reparaciones o renovaciones pueden mejorar la venta de la propiedad.

Deberás tener oídos abiertos, porque es duro aceptar las críticas que los profesionales o los contratistas harán de ella.

3. Arréglala

Muchos vendedores dudan a la hora de hacer mejoras antes de poner su casa en el mercado, como cambiar las alfombras o las encimeras, porque creen que el comprador querrá elegir su propia decoración.

Pero los compradores quieren, con frecuencia, mudarse a casas ya listas para vivir. La mayoría quieren tener que hacer solo mínimos cambios y mejoras.

El objetivo es obtener el mejor precio por tu propiedad.

Estos son algunos consejos prácticos para lograr el resultado deseado con poco esfuerzo:

  • Pon orden. Vas a tener que ordenar. Despiadadamente.
  • Guarda tu colección de recuerdos. Los compradores deben ser capaces de verse a sí mismos viviendo en la casa, por lo que debes eliminar tus objetos personales.

Esto incluye fotos familiares, baratijas, colecciones, trofeos y esa pila de zapatos por doquier en las habitaciones o en la sala.

Los vendedores dejan demasiadas cosas personales a la vista.

  • Prepara el escenario. Si nos escuchas con detenimiento podemos darte muchos consejos sobre cómo preparar tu casa para mostrarla: dónde colocar los muebles, la mejor forma de iluminar una habitación o cómo crear un rincón de lectura en una esquina rara.

De paso, cambia esa alfombra vieja y usada, pero elige otra neutral.

  • No olvides los armarios. Si ordenas poniendo cosas en los armarios, es que no has entendido bien: los compradores van a examinar hasta el último rincón.

¿Cuántas veces hemos abierto puertas y se han caído cosas? Piensa en tus zonas de almacenamiento como pequeñas habitaciones de tu casa y ordénalas también.

Conviene pensar en el gusto de los demás, más que en el propio, a la hora de arreglar la casa para la venta.

  • Mírala desde fuera. Las primeras impresiones lo son todo, así que mira de forma crítica tu casa desde fuera.
  • Limpia, limpia, limpia. Puede que tu casa sea un sueño minimalista, pero si hay una capa de polvo, los compradores potenciales se darán cuenta. La casa debe estar inmaculada.
  • Utiliza tu nariz. Una vez hayas ordenado y limpiado, huele. ¿Huele bien tu casa? Un mal olor desanimará al comprador aunque la casa sea espectacular.
  • Deshazte de los olores a mascota y añade aromas atrayentes: hornea, enciende velas o deja fuera una tarta recién hecha. El viejo cliché de cocinar pan o comprar flores funciona.

4. Controla tus gastos

Ten cuidado y no gastes demasiado. Puede ser que no recuperes los costes de renovación si gastas en cosas que los compradores de tu zona no quieren.

Ponle un precio adecuado. Lo que pagaste por tu casa cuando la compraste es irrelevante. Puede que el mercado haya cambiado desde entonces, junto con el valor de tu propiedad.

La casa es el castillo de cada quien… Hazla el castillo potencial de otro.

Si le pones un precio muy alto, mantendrás el cartel de «Se vende» durante meses. Muchas veces vemos que los propietarios sobrevaloran sus casas.

Nuestra casa es nuestro castillo, pero solo porque pensamos que es la mejor propiedad en el mercado, no todo el mundo va a estar de acuerdo.

5. Desaparece

La última cosa que muchos visitantes quieren ver es al propietario actual.

Ser demasiado atento con los compradores puede desanimarles al instante. Deja que nuestro agente les muestre la propiedad. Ellos son los profesionales no tú.

6. Mantén el ritmo

Cuanto más tiempo lleva una propiedad en el mercado, más les cuesta a los propietarios mantenerla en las mejores condiciones.

Incluso si has mostrado la casa 100 veces, sigue haciendo las camas, limpiando los fregaderos y los baños antes de que lleguen los visitantes.

Quizás esa visita 101 es la buena.

¿En qué podemos ayudarte?

Abrir chat
Hola 👋:
En qué podemos ayudarte?